EPIDEMIA DE DIABETES: UN DESAFIO IMPOSTERGABLE.

Mar 27, 2019Educación, eVision

EPIDEMIA DE DIABETES: UN DESAFIO IMPOSTERGABLE.

POR EL DR. FERNANDO BARRIA

La demanda por servicio en oftalmología va a continuar aumentando en todo el  mundo por el envejecimiento de la población y por el aumento descontrolado de la diabetes, aumentando la deficiencia visual y la ceguera.

Existe una epidemia de diabetes y la Federación Internacional de Diabetes estima que hay 425 millones de personas con diabetes en el mundo y que aumentará un 48% al 2050. También considera que la población entre 20 y 64 años es la más afectada, con 320 millones, pero que no cuidan su salud ni acuden a controles sanitarios. El año 2015 la misma federación estimó que existían unas 93 millones de personas en el mundo con algún grado de retinopatía, estimándose que actualmente deben bordear los 100 millones.

El objetivo final de un programa en retinopatía diabética es prevenir la pérdida visual detectando precozmente una retinopatía que no desarrolle edema macular ni progrese a una etapa proliferativa. Si hay compromiso de la visión o una etapa sangrante ya es tarde y el pronóstico visual es malo. Para lo anterior se requiere:

1.- Educación al médico y paciente.

2.- Aumentar la cobertura del tamizaje de fondo de ojo y

3.- Realizar tratamientos oportunos.

La primera recomendación es la educación. Existen varias guías para educar al oftalmólogo general en clasificar y establecer el manejo de una retinopatía1,2. Se estima que entre un 70 al 90 % de los diabéticos no tiene daño retinal y el progreso hacia una retinopatía proliferante es menos del 0,5% al año y solo debemos educar al paciente a optimizar su autocuidado, realizarse fondos de ojos periódicos puesto que la retinopatía afecta la visión en etapas tardías. Sin embargo, en etapa no proliferativa severa (Figura N 1), el progreso a una etapa proliferativa es el 50% al año y en America Latina el tratamiento propuesto es laser.

La segunda es elegir un método de tamizaje para detectar una retinopatía y derivar. Se ha validado la telemedicina, siendo el modelo inglés uno de los más desarrollados del mundo, logrando que la retinopatía diabética deje de ser la principal causa de ceguera certificable en la edad laboral, pero constato que el 75% de las derivaciones son por sospecha de edema macular siendo necesario generar una segunda línea de tamizaje, para descartar otras patologías maculares.

La tercera recomendación es crear centros de laser, realizar más fotocoagulación por el oftalmologo general y lograr acceso del paciente. Tambien debemos asegurar el manejo por especialista de un edema macular con intravítreas, ya que es la principal causa de pérdida visual y afectaría del 3 al 10% de los pacientes y el 20% de ellos tiene una limitación visual severa irreversible. Generalmente está asociado a mal control metabólico y si tiene un remanente visual con visión menor a 0,3 que no corrige con lente existen ayudas de baja visión que puede ayudar a su integración a la comunidad.

Hay mucho que hacer para derrotar la ceguera por Diabetes y debemos ajustarnos a las realidades locales tanto en recursos humanos como económicos. Debemos comenzar conociendo qué hacer y cómo hacerlo, puesto que el manejo de una retinopatía diabética en salud visual es un desafío impostergable.

BIBLIOGRAFIA:

1.      Actualización de la Guía Clínica de Retinopatía Diabética:

https://www.paao.org/images/Downloads/spanish/pdf/GuiaClinicaRetinopatiaDiabetica2016.pdf

2.     Guía Práctica Clínica de Retinopatía Diabética para Latinoamérica:

https://paao.org/wp-content/uploads/2018/08/Guia-de-Retinopatia-2011-Abreviada.pdf

Figura N 1: Signos Clínicos de una Retinopatía No Proliferativa Severa que Requiere de Manejo con Láser, Según Recomendación de Guía1,2.